miércoles, 10 de agosto de 2016

LA TRANSFORMACIÓN ES UN PUENTE

Fotos de la práctica de yoga en la playa en Julio 2016

Antes

Los momentos  de  práctica son ocasiones de contacto y conexión con algo superior en nosotros, algo que nos trasciende física y materialmente. Es imprescindible prepararse para los momentos que le dedicamos al yoga y la meditación, concienciarse previamente, de la misma manera que nos arreglamos para salir a una cita especial. Obrando de esta manera, le damos un valor sublime a la práctica de yoga y meditación.

Durante

El cuerpo físico crea un puente con el aspecto superior del Ser que nos habita a todos ampliando nuestra consciencia. Cada día un poco o mucho, un paso hacia atrás o hacia delante, cada día de práctica es una oportunidad para reconstruir ese puente que nos permite ver más allá del aspecto inferior en el que normalmente está el ego usurpando al puesto al verdadero Rey. Así es como nos cultivamos y nos inspiramos en el camino de la unidad y el vacío, el yoga y la meditación.


Fotos de la práctica de yoga en la playa en Julio 2016


Después

La tierra se nutre con la  práctica y el trabajo interior, limpios de impurezas la conciencia se libera de lo pendiente y cumple con el deber participando y colaborando del cambio  que con la perspectiva a comprendido que debe de hacer. Queda activada una alarma que te recuerda volver a casa, es la semilla del árbol de la vida que pedirá  agua cada vez que  tenga sed, que reclamará consciencia todas las veces que vuelva a  perderse el alma que aún camina descalza y con los ojos vendados.


Fuente en el Refugio del Estany Negre en el Pirineo


Cuando no...

También sí porque cualquier situación es una ocasión para crear ese vínculo interno e íntimo con el Ser Manifestado en su multiplicidad.