miércoles, 5 de octubre de 2016

APRENDIZ DE MAESTRO

Mónica ©

Hay personas que descubren el yoga y lo practican de forma regular siempre que pueden así esta filosofía pasa a formar parte integral de su vivir. De la misma manera pero en otro grado  hay algunas personas que deciden seguir profundizando en esta práctica, los profesores de yoga no dejan de ser alumnos y los alumnos de estos se hacen a sí mismos.

Este año una de mis alumnas ha decidido ir más allá y formarse para profesora. Para mí esto ha sido una sorpresa porque en todos los años que llevo retransmitiendo la enseñanza es la primera vez que me ocurre, así que es algo extraordinario que me llena de alegría.

Sobre este tipo de decisiones se puede decir que es una idea permanente que se instala en el hombre y en la medida que se va definiendo le impele a seguir un determinado camino. Independientemente de las expectativas y resultados que uno enfrentara más tarde o más temprano, hay un impulso del alma que nos empuja a realizarlo porque existen razones de peso más allá de lo material para seguir la senda yoguica.

No es necesario para profundizar ni ser maestros de sí mismos formarse. Otros muy buenos alumnos/as están en  el mismo camino fundamental: el de conocerse y saber quiénes somos. Para ello la observación es fundamental. En estos años de profesora no he dejado de ser alumna y algunos de mis alumnos han compartido conmigo experiencias, reflexiones… algunas de esas observaciones coincidían con algunas que tenía años atrás, recuerdo un practicante que me comento que a veces esperaba una asana en concreto, que le gustaba ver cuál era su  evolución sin caer en la competición, a veces incluso esa asana aparecía en el momento que la pensaba… escuchar eso resonó con vivencias pasadas recordándome que ese es el fuego que despierta esta práctica, un conocimiento que se hace consciente cuando centras la atención en algo en concreto. Este es solo un ejemplo, con otras personas con las que comparto yoga y meditación grandes conversaciones nos han revelado informaciones importantes que desarrollare otra ocasión.

Agradezco lo que me ofrece de su interior cada uno de mis alumnos, de todos ellos algo he aprendido y cada uno es auténtico aunque alguno/a aún no lo reconozca  Animo a mi exalumna y ahora futura tocaya que disfrute al máximo de este bonito periodo de intenso aprendizaje que ha decidido hacer en la escuela que yo misma me forme. A todos los demás alumnos y compañeros que siguen a mi lado, gracias SO HAM