martes, 4 de enero de 2011

Meditación y reflexión: Deseos y regalos

Photobucket


Ayer realizamos una hermosa meditación que nos hizo reflexionar sobre la costumbre de pedir deseos y regalos para estas fechas llenas de esperanza.


1. Nos sentamos en circulo, con las piernas cruzadas, rodillas en contacto y cogidas de las manos. 
2. Inhalamos por el orificio nasal izquierdo y exhalamos por el derecho mientras sentimos la energía circular en esa dirección. 
3. Inhalamos por el orificio nasal derecho y exhalamos por el izquierdo siguiendo la dirección de esa energía.
4. Respirando por ambos orificios mantenemos la percepción de esa doble dirección de la energía que circula entre nosotros.
5. Añadimos la visualización de un corazón latiendo en el centro del espacio circular que hemos formado.
6. Pensamos en un deseo para la humanidad.................... cuando lo tenemos claro, de tu corazón particular es proyectado y enviado al corazón del grupo.
7. Y dado que estamos en estas fechas y las personas que estábamos presentes llevamos tiempo practicando juntas, nos conocemos y nos sentimos unidas, en contacto y confianza añadimos a esta practica pensar en un deseo para las compañeras (no para una mismo), así que pensamos en un deseo para cada compañera e igual que antes lo enviamos desde nuestro corazón al corazón.
8. Centramos la atención en el corazón central, que late, crece y brilla convirtiéndose en un gran sol que cubre todo el espacio que formamos que nos ilumina y calienta, y sigue y sigue creciendo hasta que sus rayos se expanden por todas partes hacia todas las direcciones cubriendo la totalidad de la tierra y el universo.
9. Permanecemos inmóviles integrando y saboreando la experiencia. 
10.Percibimos las cabezas de los compañeros..... percibe ahora sus corazones.... percibe sus cuerpos.
Photobucket
11. Nos tumbamos y relajamos el cuerpo por unos instantes antes de volver a la normalidad.




Como comentaba al inicio, esta practica nos hizo reflexionar sobre la importancia de no perder el aspecto mágico de estas fechas preocupándonos de pedir regalos materiales y olvidando otros aspectos de la vida. Para los que tenemos hijos, fomentar esta practica puede mantener la magia cuando pierdan la inocencia. 


También nos cuestionamos si era egoísta pedir regalos o deseos para uno mismo y valoramos el hecho de que en esta practica recordamos la importancia de pedir deseos para los demás, de dedicar un tiempo a pensar y considerar las necesidades de las personas que te importan y con las que te relacionas (el egoísmo personal no solo pide, sino que ademas no suele pensar en nadie mas), así que regalar deseos de forma altruista y anónima nos pareció hermoso.


Os animo a sentir el mundo y las personas que os rodean, a que conectéis y pidáis desde el corazón compartiendo el amor que nos une.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Il semble que vous soyez un expert dans ce domaine, vos remarques sont tres interessantes, merci.

- Daniel

ANA dijo...

Hola Daniel, muchas gracias por tu apreciación. No me considero una experta simplemente comparto lo que experimento, siento y pienso.

Ana